Influencia en el contacto hueso-implante del plasma de argón no térmico de baja presión: un estudio experimental en ratas

Applied Sciences 2020, 10, 3069

OBJETIVO

Las características de rugosidad juegan un papel fundamental en la osteointegración. Sin embargo, existe una preocupación acerca de la susceptibilidad de esas superficies a la colonización bacteriana. Han aparecido nuevas técnicas de limpieza y tratamiento de superficies que podrían favorecer la osteointegración sin necesidad de crear superficies tan rugosas. En este estudio se ha evaluado el caso del plasma de argón no térmico de baja presión (NTLP-ArP).

MATERIALES Y MÉTODOS

Se colocaron 144 implantes en las tibias de 36 ratas Sprague Dawley, distribuidas en cuatro grupos experimentales: I: superficie maquinada; II: superficie maquinada tratada con NTLP-ArP, III: superficie de medios abrasivos reabsorbibles (RBM); y IV: superficie RBM tratada con (NTLPArP). Los porcentajes de contacto hueso-implante (BIC) se calcularon mediante evaluación microtomográfica y análisis histológico una, dos y cuatro semanas después de la colocación del implante. Para el análisis estadístico se utilizaron las pruebas ANOVA y Mann-Whitney, estableciendo p <0,05.

RESULTADOS

No se encontraron diferencias significativas en las comparaciones de una semana. Los grupos tratados con NTLP-ArP obtuvieron un porcentaje de BIC más alto que los no tratados a las dos y cuatro semanas. Las superficies maquinadas tratadas con NTLP-ArP obtuvieron valores BIC similares a las superficies RBM.

CONCLUSIÓN

En la primera semana de cicatrización, la aplicación de NTLP-ArP sobre la superficie del implante no representa ninguna mejora entre los grupos experimentales. A las dos semanas de cicatrización, los grupos tratados con NTLP-ArP obtuvieron valores de BIC más altos. A las dos semanas de cicatrización, la superficie maquinada tratada con NTLP-ArP obtuvo valores de BIC similares a los de la superficie RBM. A las cuatro semanas de cicatrización, el grupo RBM-P obtuvo los valores más altos de BIC en comparación con los otros grupos experimentales. Estos resultados deben implementarse y verificarse con ensayos clínicos en humanos.

Síguenos en nuestras redes sociales

¡Suscríbete para estar al día de todas las novedades!

* indicates required